Translate

miércoles, 7 de julio de 2010

“La rehabilitación del preso en la cárcel es un mito”

Director de la Escuela de Capacitación Penitenciaria del Ministerio de Justicia

Ni más policías, ni un Poder Judicial más eficiente, ni mayor encarcelamiento de personas baja efectivamente la tasa de incidencia del delito en Costa Rica.

Además, es un mito que los reos pueden rehabilitarse en las cárceles y dejar de cometer delitos tras cumplir una pena, aunque el sistema penitenciario nacional sea más caro que el sueco .

Así lo afirmó, en una entrevista con EF, Eugenio Polanco Hernández , especialista en criminología y director de la Escuela de Capacitación Penitenciaria del Ministerio de Justicia , tras su exposición en el foro Violencia, delito y desarrollo: desafíos para Costa Rica , organizado por la rectoría de la Universidad de Costa Rica (UCR).

En la actividad, llevada a cabo esta mañana, participó además el magistrado de la Sala Constitucional, Gilbert Armijo y el especialista en delincuencia Douglas Durán.

Una de las principales conclusiones a las que llegaron los conferencistas es que pese a que la tasa de encarcelamiento por 100.000 habitantes de Costa Rica pasó de 105 a 208 entre 1992 y el 2008, las tasas de delincuencia no han parado de subir tampoco, lo que indicaría que el encarcelamiento de los delincuentes no es la verdadera solución.

Sobre estos y otros aspectos profundizó Polanco:

Usted dice que encarcelar no baja la incidencia del delito, que dar medidas alternativas a los reos no funciona y que tampoco funciona, para tales fines, invertir más en policía el sistema judicial y penal, ¿por qué pasa eso?

Ese tipo de políticas, en efecto, no baja la tasa de incidencia de delito, lo que la baja es la política social, una mejor distribución del ingreso per cápita y la inversión del Estado en los diferentes ítemes de desarrollo, como educación, salud, recreación… y lástima porque eso sale caro, la cárcel es mas barata que lograr ese tipo de desarrollo.

¿Y por qué?

Porque la génesis del delito, lo que determina el origen del delito, es precisamente su condición social, las posibilidades de desarrollo que se tiene.

“Eso es lo que hace que alguien tenga condiciones para delinquir menos, con alguna excepción en el delito sexual, pues esa es una conducta que tiene mas que ver con patologías individuales, sin embargo, en principio esta demostrado que entre más política social y una distribución mas equitativa del PIB, bajan las tasas de criminalidad.

“Usted puede tener un sistema judicial maravilloso, una policía super entrenada y puede tener unos centros penales como los de Canadá, que parecen hoteles de cuatro estrellas, y la tasa de incremento de delitos va a seguir igual”.

¿Entonces para qué encarcelar a la gente si eso no funciona?

Esa es una buena pregunta. Dentro de cuatro razones podemos hablar de una que hay que tener especialmente presente: la prevención especial. Eso significa que usted saca de circulación a una persona de la sociedad y la pone en un espacio controlado, la posibilidad de ocurrencia de una conducta delictiva de una persona, baja.

Pero el delito lo puede cometer en la cárcel…

Sí, pero por ejemplo, si se trata de alguien que ha violado mujeres y la persona está recluida con solo hombres, el delito es imposible. Baja mucho la posibilidad.

¿Qué sentido tiene entonces que esté en las cárceles si eso sale carísimo?

En efecto, es carísimo. La cárcel costarricense es más cara que la sueca, pero eso no lo ponga, eso no nos conviene decirlo, se les para el pelo, está loco…

¿Qué hay que hacer entonces?

Mire, vale la pena la inversión que está haciendo Costa Rica por la calidad de sus cárceles , aunque la cárcel de Costa Rica sea profundamente pobre, pero sí es mas costosa que muchas otras.

“En delitos graves y crueles, estafas millonarias al pueblo, delitos políticos, etc, delitos en serie o masivos, debe alejarse a la persona del grupo social por ser un hecho profundamente dañino. Mientras esté la gente en prisión hay que dar educación, trabajo, recreación , contacto con las familias e intervención terapéutica...”

¿Se puede esperar la rehabilitación de un preso en la cárcel?

La rehabilitación del preso en la cárcel es un invento, es un mito. Estamos buscando a quién inventó semejante cosa. Si buscamos que una persona vaya a prisión y no cometa más delitos, eso la cárcel no lo garantiza, porque las determinantes del delito no son subjetivas, y el sujeto es el que va a prisión.

“Las determinantes del delito son objetivas. Por ejemplo, salen de la cárcel y ¿quién les da trabajo?, ¿dónde se insertan? Nosotros no podemos lavarle el coco a la gente. Técnicamente se puede hacer pero no se debe hacer”.

Fuente: http: //www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2010/julio/11/economia2439004.html

No hay comentarios.: