Translate

jueves, 1 de noviembre de 2007

La soberanía de Israel

En este artículo se expone el derecho de Israel de defenderse ante los ataques de los grupos terroristas
Esta semana se ha producido un ataque libanés contra aviones israelíes escudándose en el principio de soberanía que le niegan a Israel. Y es que parece que Israel tiene que hacer frente ella sola a todos los desafíos estratégicos que su situación geográfica los ha colocado.En un momento más de esos, que Israel lleva sufriendo desde su creación en 1948, el pueblo judío se ha visto acosado otra vez de nuevo por el Norte y por el Sur. Si poco son los ataques que Israel recibe por los integristas de Hamas, ahora le toca al ejército libanés sumarse a ellos. En efecto, no pueden pedir que les respeten la soberanía de su espacio aéreo cuando es evidente que el grupo o Para-Estado Hezbolá pro-iraní ubicado en el país de los Cedros se sigue rearmando a gran velocidad sin que la fuerza destacada de la ONU haga nada para impedirlo cuando no colaborando y ayudando activamente para tal cometido, siempre mostrando complacencia con los islamistas de todas partes cuando se trata de las multiculturales Naciones Unidas. El principio de soberanía es sagrado, pero queda trastocado cuando se producen ataques desde suelo o aire del Estado soberano desde ese momento enemigo. Porque si el Gobierno libanés es incapaz de frenar dichos ataques o rearme de esa mega facción terrorista que es Hezbolá, bien sea por incapacidad, bien por cierta afinidad de la clase política libanesa contaminada por la infiltración de miembros cercanos a Siria, los israelíes están en todo el derecho de impedir un nuevo episodio como el del verano pasado durante la guerra de poco más de un mes aunque bastante intensa. Y es evidente que se va camino de un nuevo conflicto en vista de la miopía de la Fuerza destacada de la ONU.Pero no es el único ataque que recibe Israel; desde la franja de Gaza las tibias medidas que ha tenido que tomar el Gobierno de Olmert esta semana contra los islamistas de Hamas con cortes de electricidad a intervalos, puede hacer que la población víctima de tantas desdichas se vuelva contra ellos, o puede servir para hacerles aún más los mártires. Pues debemos pensar siempre desde la lógica y el adoctrinamiento propagandístico al que es sometida la población árabe.Pero no por eso parece deseable una política de apaciguamiento, inútil con cualquier clase de enemigo con unos claros objetivos como los que tienen los islamistas, que sólo sería recibida como un síntoma de debilidad. Y es que Israel parece que tiene que hacer frente ella sola a todos los desafíos estratégicos que su situación geográfica los ha colocado. Porque esta semana se ha podido, con bastante certeza, constatar que el ataque del pasado 6 de Septiembre, Israel atacó una planta siria de desarrollo nuclear, mientras los propagandistas sirios utilizaban el mismo argumento de la soberanía, que sin embargo ellos no cumplen al mantener un estado de agresión constante contra el Estado judío. Llama la atención, sin embargo, el descaro más absoluto de todos estos enemigos de las sociedades libres. Porque cuando tratan de refutar lo evidente, sólo podrán engañar a su población sometida o a los enemigos de Israel en Occidente que no son pocos, con un argumento que se vuelve al instante contra ellos. Fuente: Diario de América

No hay comentarios.: